Barajas bajo mínimos: la subida de las tasas aeroportuarias y el descenso del número de viajeros

Barajas bajo mínimos: la subida de las tasas aeroportuarias y el descenso del número de viajeros

2013 no está siendo un buen año para el aeropuerto de Madrid-Barajas. Siendo el aeródromo más grande de España ha perdido su puesto como el número uno en cuanto a tránsito de viajeros. ¿La causa? Aena, la empresa estatal que gestiona la infraestructura decidió un aumento en las tasas que las compañías deben pagar por operar. La comunidad de Madrid afirma que en los últimos tres años el importe de las tasas ha crecido un 113 por ciento en el principal aeropuerto de la región.

Las consecuencias no se han hecho esperar. Con tasas tan elevadas las aerolíneas han reducido su presencia en el aeropuerto. Muchos trayectos o bien han desaparecido o han disminuido la frecuencia con la que vuelan a la capital. A este descenso del tráfico hay que unir la situación en la que se encuentra Iberia tras la fusión con British Airways. La compañía británica ha fagocitado a la española y está redirigiendo muchas de las conexiones a aeropuertos británicos. Ahora, para hacer viajes transoceánicos hacia Sudamérica –hasta hace poco el continente en el que Iberia era la referencia—las escalas se hacen en Londres en lugar de en Madrid. Muy diferente son los circuitos en Tailandia, cada vez más en auge desde España.

El auge de las tasas ha tenido su principal impacto en las compañías de bajo coste. Uno de los principales reclamos para que aerolíneas como Ryanair o Easyjet operen desde un aeropuerto concreto es que las tasas del mismo sean bajas y de este modo puedan realizar su modelo de negocio. El auge de las tasas llevó a Ryanair a reducir en un 35 por ciento el número de vuelos con origen y destino en el aeropuerto de Barajas.

Este descenso del número de líneas y por ende de viajeros ha tenido su repercusión clara en la economía madrileña. No solo han bajado los ingresos que genera el aeropuerto en sí, sino que al existir menos oferta de vuelos, y en general más cara (existe menos competencia y la salida de las low cost ahonda en reducir los incentivos a las tarifas reducidas), el número de visitantes de la región ha disminuido. El efecto se ha hecho notar con una bajada en las reservas hoteleras durante todo 2013. El primer semestre del año vio una reducción del 5,7 por ciento de las pernoctaciones en la comunidad de Madrid.

Los ruegos de altos cargos de la administración tanto autonómica como municipal parecen estar surtiendo efecto ya que, aunque Aena no tenía previsto rebajar las tasas aeroportuarias hasta 2020, la compañía empieza a barajar esta posibilidad ante el descenso del número de viajeros. Las presiones desde el sector público y privado y una investigación de la Comisión Europea pueden haber encendido las luces de alarma en Aena que ahora está estudiando hasta dónde bajar las tasas con el objetivo de que el tránsito de pasajeros se incremente un 2 por ciento en 2014.

Temas recomendados: